PINAMAR. PCIA DE BUENOS AIRES

CASA MARINO. ESTUDIO ATV ARQUITECTOS

Inmersa en un bosque marítimo de pinos y eucaliptos, esta moderna casa planteada por el estudio argentino Azubel - Trabucchi – Viggiano, toma el paisaje de Pinamar como punto de partida para crear un relato donde la madera y el hormigón son protagonistas.

 


La vista exterior hace pie sobre la estructura que, con sus diferencias de texturas y dimensiones, define los límites de los espacios. El hormigón y la madera se vuelven omnipresentes cuando el cerramiento plegable se cierra para contener las áreas sociales de la casa.


Casi como una constante del proyecto, los espacios pueden transformarse en interiores o exteriores según el uso deseado. Las carpinterías plegables, realizadas en madera de guayubira, pueden abrirse en su totalidad conformando un espacio continuo semicubierto.

 

En el área que comparten la cocina, el comedor y el living, la misma madera se usó como revestimiento de las paredes (que esconden espacios de guardado) y los pisos son de piedra Jura, la misma caliza pulida que se usó en toda la casa.

 

El living integra un sofá tapizado en lino con dos bancos rústicos ubicados a modo de mesa baja y poltronas con asiento de fibra natural, todo en madera de petiribí (Net muebles. Godoy Cruz 1740).




 

La cocina combina muebles diseñados por el estudio ATV arquitectos y realizados en guayubira, con paredes de hormigón encofrado y una larga mesada de granito negro donde se inserta la bacha doble de acero con la grifería monocomando (Temple, de FV). La mesa es también de petiribí y las sillas, de la misma madera tienen asientos de fibra natural. Spots con dicroicas y tres lámparas colgantes Drop de cerámica esmaltada (Ambos Lighting) iluminan el sector.

Encerrado entre cielorrasos de hormigón y pisos de piedra Jura, el comedor tiene un cerramiento plegable de postigos de madera como único nexo con el bosque, lo cual permite que desde la mesa se pueda apreciar una vista sin límites de acacias, cortaderas y eucaliptos que pueblan las dunas en los alrededores de la casa.



Dicen los arquitectos: “En la planta alta, los espacios de dormir quedan definidos por la ubicación del núcleo húmedo y los tabiques de madera, que permiten vincular o desvincular los lugares estableciendo diferentes dinámicas. A su vez, se accede desde este nivel a un mirador para contemplar las vistas del bosque desde otra perspectiva”.




   

El dormitorio principal saca partido de las vistas del bosque. Los enormes paños vidriados se encargan de lograrlo y el equipamiento se reduce a la mínima expresión -apenas la cama y dos mesas de luz de madera de petiribí (Net muebles) para que toda la atención quede puesta en la escena que rodea la casa.



Al anochecer, la iluminación resalta las vistas desde el comedor hacia la cocina. A las tres lámparas de cerámica esmaltada que caen sobre la mesa y las dicroicas embutidas en el cielorraso de hormigón, se suma línea de leds que se despliega sobre el estante de la cocina para iluminar el plano de trabajo. El conjunto brinda al hormigón y la piedra una calidez equiparable con la de la madera.


  



En este baño compartimentado, la madera vuelve a ser protagonista. Tiene un antebaño íntegramente revestido en guayubira, en el que una bacha (Symi, de Ferrum) y la grifería (Dominic Lever, de FV) se encastran sobre la mesada. Detrás asoman los sanitarios de la línea Marina (Ferrum) y la ducha tras la mampara traslúcida.


 


   

En este otro dormitorio, la intención se revierte por completo. Un cerramiento corredizo permite aislarlo completamente para conseguir un clima íntimo en el que todo el protagonismo está puesto en los revestimientos: la veta marcada de la madera de guayubira y el duelo de cálidos grises que proponen el cemento del cielorraso y la piedra del piso.






Esta fotografía permite percibir el proyecto en toda su dimensión. El hormigón define la estructura: tres tabiques dispuestos linealmente entre sí soportan las losas, que, a su vez, cuelgan de las vigas superiores. Arriba, los dormitorios rodean al bloque central de los baños -señalizado por el revestimiento de madera; debajo, el gran ambiente social se integra a una galería donde la parrilla con cerramiento y tiraje de hierro se une a un comedor de exterior.


 
  

Obra: CASA MARINO
Autores: ATV Arquitectos (Azubel – Trabucchi – Viggiano).
Año: 2014
Ubicación: Pinamar, Provincia de Buenos Aires, Argentina
Superficie: 450 m2
Equipo de proyecto: Arq. Karina Pafundi, Arq. Damián Parodi
Dirección de obra: Arq. Vanesa Lijdens
Colaboradores: Arq. Soledad Melillo
Asesores: Ing. Ángel Santos (estructural) y Estudio Bulla (Paisajismo)

 

Textos: Marina Denoy
Producción: Natasha Vázquez
Fotos: Albano García para ATV Arquitectos